Queremos compartir con vosotros una nueva experiencia vivida con Travel Bike en la que podéis comprobar hasta donde se es capaz de llegar en el espíritu de superación poniendo una buena dosis de esfuerzo, sacrificio y tenacidad.

Björn, cliente/amigo con un problema de discapacidad física en sus piernas y a la altura de las rodillas, nos propuso en el mes de Junio de 2018 un reto personal que tenía en mente desde hacía tiempo y que quería poner en ejecución en sus merecidas vacaciones de verano.

 

 

En la Costa del Sol a orillas del mediterráneo se puede estar muy cómodo disfrutando del sol, el descanso, la gastronomía y de un sin fin de placeres que hacen que tus vacaciones sean cuanto menos más que placenteras. Pero Björn no solo se contentaba con esta forma de pasar sus días en España, si no que se planteó realizar una de sus actividades  deportivas favoritas «Non Limited»: hacer cumbre en el Pico Veleta haciendo uso de una E-Bike.

El macizo de Sierra Nevada tiene entre sus grandes picos el famoso y conocido «Pico Veleta»  que con sus 3965 metros., es uno de los picos más altos de estas montañas y que además tiene el  privilegio de poseer la carretera más alta de Europa. Este enclave resultó ser el elegido por Björn para alcanzar otro de sus retos personales.

Con la ruta programada y con todos los preparativos realizados, emprendimos la marcha poniendo rumbo a nuestro destino con una subida lenta pero segura, disfrutando del paisaje, la temperatura y sobre todo ilusionados por el ánimo que recibíamos por parte de los múltiples deportistas que pululaban por el camino.

Cuando estábamos a más de la mitad de nuestro recorrido nos encontramos con las famosas paredes de nieve de más de tres metros de altura y que todavía se mantenían en pie a pesar de las altas temperaturas. Podéis comprobarlo en el vídeo que hemos colgado en nuestra última publicación en Facebook.  En ese momento nos dimos cuenta de que la situación se empezaba a poner seria y que cabía la posibilidad de no llegar a lo alto de la cima. Cruzamos un primer nevero que no nos causó mucha dificultad y a menos de 500m nos volvimos a encontrar con otro un poco más grande y que solventamos, gracias a la estimable ayuda de unos ciclistas profesionales de carretera que se encontraban por allí pero, llegó el tercero y más grande y fue en este último en el que Björn saco toda su fuerza física y mental y sin ayuda de nadie (no quiso que le ayudara) cruzó el pasillo de nieve que nos conectaría con el tramo final de la ascensión, debiendo detenernos justo en la zona de las Posiciones a una altitud de 3.000 mts y a tan solo 365 mts de desnivel de la cima.

Una vez recuperados del esfuerzo y tras inmortalizar con nuestros móviles nuestra gesta, pusimos rumbo a Granada en un descenso vertiginoso, haciendo que Björn en algunas curvas limara en más de una ocasión las puntas de sus zapatillas contra el asfalto.

Para el próximo verano, ya estamos preparando un nuevo reto: hacer una nueva ascensión e intentar hacer cumbre, pero esta vez en compañía de su mujer y sus tres hijos. Bonito reto para alguien que cada día se pone el listón más alto, que tiene un fuerte apoyo familiar y por supuesto el máximo apoyo por nuestra parte.

Esperamos que en la próxima expedición nos vaya mejor, que podamos hacer cumbre y que os podamos contar el éxito de esta valiente y atrevida familia de héroes.

Share This